fbpx
InicioGuias¿Qué es la responsabilidad civil extracontractual?

¿Qué es la responsabilidad civil extracontractual?

La responsabilidad civil extracontractual surge del sentido común: quien causa un daño a una persona o a sus bienes de manera injusta, aunque no exista una relación jurídica previa entre las partes, debe pagar el precio.

Por ejemplo, supongamos que una empresa de construcción que está edificando un edificio junto a tu casa provoca daños estructurales en la misma. Los daños causados en tu casa pueden ser reparados por el autor, aunque no exista una relación jurídica previa entre usted y el autor de los daños.

En esencia, en este caso, la obligación de indemnizar no surge del incumplimiento de un deber previamente establecido, sino del mero hecho de haber causado daños y deterioros en la propiedad. Este sistema jurídico se conoce como responsabilidad extracontractual o responsabilidad del causante del daño.

A continuación te damos las claves para entender cuándo hay que pagar daños y perjuicios y la distinción entre responsabilidad contractual y extracontractual.

Responsabilidad civil extracontractual y responsabilidad civil contractual, ¿Cuáles son las diferencias?

El fundamento de la responsabilidad extracontractual es el artículo 1.902 del Código Civil español: «El que, por acción u omisión, causa un daño a otra persona por negligencia, es responsable del daño causado«. Es importante señalar que en este caso se establece el sistema de responsabilidad subjetiva (la existencia de una acción u omisión culpable por parte del autor es un requisito necesario).

Sin embargo, existen excepciones al principio general descrito en el apartado anterior en forma de responsabilidad objetiva, regulada por diversas leyes especiales (por ejemplo, navegación aérea, uso y distribución de vehículos de motor, energía nuclear, etc.). A diferencia del primero, en este caso, la mera existencia de un nexo causal entre la acción u omisión del causante del daño y el perjuicio causado da lugar a la obligación de indemnizar, con independencia de la existencia de negligencia o falta de cuidado por parte del causante.

La evolución de la sociedad, la jurisprudencia y la teoría académica ha dado prioridad a la responsabilidad objetiva en este ámbito. Así, el Tribunal Supremo ha optado por una inversión de la carga de la prueba y ya no es la víctima quien tiene la carga de probar la falta de diligencia del causante del daño, sino que éste actuó correctamente. Hoy en día, puede decirse que el carácter reparador de la responsabilidad extracontractual es más fuerte que la identificación de la parte responsable del daño causado.

La responsabilidad contractual se caracteriza, por tanto, por la existencia de una relación jurídica previa entre las partes.

Tipos de responsabilidad extracontractual

Dentro de la responsabilidad extracontractual subjetiva (recordemos la negligencia o la culpa), el Código Civil distingue los siguientes tipos

  • Los causados por los propios actos. Así lo dispone la lección 1.902 del citado Código Civil.
  • Los causados por los actos de otros. La obligación de indemnizar también se exige para los actos cometidos por la parte responsable. Por ejemplo, un padre es responsable de los daños causados por un niño a su cargo. Lo mismo ocurre con los tutores y los propietarios o directores de empresas. Los propietarios de los centros de enseñanza no superior son responsables de los daños causados por los alumnos menores de edad durante el periodo en que están bajo su responsabilidad. Por lo tanto, existe una presunción refutable de negligencia por falta de vigilancia o cuidado.
  • En cuanto a los daños causados por los animales, el Código Civil 1.905 establece que «el propietario o empleador de un animal es responsable de los daños causados por éste si se escapa o se extravía«. Esta responsabilidad sólo cesará si el daño fue causado por fuerza mayor o por la negligencia de la persona que sufrió el daño«.1906 La negligencia del propietario por los daños causados por el animal a los terrenos vecinos, cuando el dueño del terreno de caza no impidió la propagación de la especie ni evitó la acción del propietario vecino.
  • A los daños a la propiedad inorgánica. La primera disposición reza así: «El propietario de un edificio es responsable de los daños que sufra el mismo si resulta dañado total o parcialmente por no haber realizado las reparaciones necesarias«. La siguiente disposición aborda la obligación de indemnizar en caso de explosiones de maquinaria con la que no se ha tenido suficiente cuidado, humo perjudicial para las personas, caída de árboles, emanaciones de sistemas de alcantarillado y depósito de sustancias infecciosas. Además del propietario, ambas disposiciones se aplican al usufructuario, a los copropietarios, etc.

En la responsabilidad extracontractual estricta, como ha leído más arriba, existe la obligación de indemnizar independientemente de si el causante del daño fue negligente o no. Por ejemplo, se impone a los operadores de instalaciones nucleares y sólo los exime si hay negligencia por parte del afectado o en casos excepcionales de guerra o desastres naturales.

Artículos relacionados
- Anuncio -

Most Popular