Seguro de hogar para inquilinos

Seguro de hogar para inquilinos

Ya antes de contratar un seguro, lo primero que debes hacer es cotejar. De esta manera, sabrás qué compañías aseguradoras te ofrecen la solución más conveniente a ti, para asegurar tus bienes y protegerte en frente de supuestos como la Responsabilidad Civil. De esta forma, vas a poder escoger la que disponga de una mejor relación calidad/precio.

Pelayo: extensa protección para los inquilinos

Pelayo es una de las compañías que operan en el ramo de hogar con pólizas diseñadas pensando en las necesidades del inquilino. Con Hogar Vivienda Alquilada, Pelayo ofrece uno de los productos más completos del mercado que incluye garantías como la pérdida o bien deterioro de comestibles refrigerados, las rupturas de elementos vitrocerámicos de cocina y la infidelidad de empleados del hogar; una cobertura, esta última, muy poco frecuente en un seguro para hogar. Además de esto, plantea una larga lista de interesantes garantías opcionales para completar su protección.

Caser: gran protección, mejor asistencia

Caser asimismo cuenta con un seguro para inquilinos. Se trata de la póliza Caser Inquilinamente, pensada únicamente para inquilinos que quieran resguardarse frente a determinados riesgos, con las mismas garantías que al arrendador. Especialmente en lo relativo a la protección jurídica. Destaca en sus servicios asistenciales, como Electrocaser, incluido en las opciones Agradable y Superior. En el caso de avería de electrodomésticos, encuentra a un profesional, lo envía a tu domicilio y se encarga del coste de 3 horas de su trabajo y los gastos de desplazamiento. Con Bricocaser, vas a poder pedir un profesional para labores de bricolaje. Caser paga tres horas de mano de obra y el desplazamiento.

FlexiBásico, FlexiConfort y FlexiVip: tres alternativas de AXA para resguardarte como inquilino

Con AXA hay mucho donde escoger. Porque plantea un seguro de hogar flexible, que puede amoldarse a la situación de cada inquilino, gracias a sus 3 niveles de protección. AXA satisface todas las necesidades del inquilino al ofrecer garantías como como la Responsabilidad Civil como inquilino y la posibilidad de asegurar sus recursos, incluso si se trata de joyas. También del usuario más exigente, con una larga lista de garantías con las que completar la cobertura del hogar (Todo peligro, Equipos informáticos, Accidentes por calor, etcétera) y con los servicios extra que plantea, en tres modalidades de Asistencia: Básica, Confort y Vip.

Verti contempla sus 3 modalidades de contratación de seguros de hogar, asimismo para inquilinos; para poder ofrecer a los que alquilan una residencia exactamente la misma protección que a sus propietarios. Como inquilino, es posible optar entre su Seguro de Hogar S -el básico, con Responsabilidad civil, defensa jurídica y asistencia-, su Seguro de hogar M -multirriesgo- y el Seguro de hogar L -el más completo-. Indudablemente, destacan al ofrecer 3 niveles de Asistencia en el hogar, con diferentes ventajas. Los que precisen de una mayor protección informática tendrán en “Digitotal” la Asistencia informática más completa, que incluye medidas anti-bullying, gestión de huella digital y administración de reputación on-line, entre otras muchas prestaciones.

¿Qué es un seguro de hogar para inquilinos? ¿Es obligatorio?

Una póliza de hogar es un seguro que cubre los daños que padezca una residencia. Es decir: la aseguradora con la que se contrata garantiza costeará la reparación de los daños (eléctricos, por agua, estéticos, etc.) siempre que esté de esta forma reflejado en la póliza. Su cobertura puede extenderse al continente (la estructura de la residencia y los elementos fijos que forman parte de ella) y al contenido (los muebles, bienes personales que hay en ella, etc.).

Ahora bien, ¿qué diferencia hay con un seguro de hogar para inquilinos? En lo esencial, ninguna. Pues con un seguro de hogar para inquilinos, se puede resguardar igualmente el continente y el contenido, como con cualquier otra póliza multirriesgo de hogar. La diferencia reside más bien en que se amplían los riesgos para tomar en consideración las necesidades específicas de alguien que no es dueño de la residencia y que firma un contrato para vivir allí.

Por ello, se tienen en cuenta aspectos como la Defensa jurídica, ofreciendo asesoramiento y protección en caso de incumplimiento de contrato, por servirnos de un ejemplo. También la Responsabilidad Civil como inquilino, que garantiza una suma para cubrir daños causados a terceros. O bien el hurto, para poder proteger los recursos personales del inquilino, que quedan fuera del ámbito del seguro de hogar que pueda tener el dueño.

En ningún caso es obligatorio para el inquilino contratar un seguro, si bien puede ser muy recomendable. En especial si cuenta con bienes personales (por ejemplo, equipos informáticos) especialmente valiosos. Un seguro de hogar para inquilinos da una tranquilidad extra, al saberse protegido en cualquier situación.

¿Quién debe pagar el seguro del hogar en una vivienda en alquiler?

Para entender las ventajas que acarrea un seguro para hogar para inquilinos, es importante conocer primero tus derechos y obligaciones como inquilino. Imagina que la nevera se estropea. Al ser parte del inventario, el propietario está obligado a repararla o restituirla si fuera necesario. Mas, ¿qué sucede si eres el que la estropea pues te has dejado la puerta abierta? En este caso, la reparación correría de tu cuenta.

¿Y si entran a robar? Si el dueño tiene un seguro de hogar contratado para la vivienda, puede que este cubra los daños causados al forzar la puerta, mas en ningún caso te indemnizarán a ti si te han robado por ejemplo tu PC. El seguro de hogar del dueño —en caso de que lo tenga— no resguarda el contenido que no esté en el inventario (esto es, tus bienes personales).

Hay otras situaciones en las que un seguro para hogar para inquilinos podría salvarte de un grave problema. En el caso de siniestro, si la responsabilidad es tuya, el seguro para hogar del propietario no responderá y serás quien deba aceptar los gastos por los daños ocasionados, salvo que tengas un seguro de hogar para inquilinos que te respalde.

Por otro lado, aunque se hayan pactado y firmado unas condiciones en el contrato de alquiler, el propietario podría incumplir con ellas. Por poner un ejemplo, negarse a la devolución de la fianza. Un seguro para hogar para inquilinos te respaldará en estas situaciones, tanto para recobrar este dinero como para saber qué pasos legales proseguir a la hora de reclamar.

Cobertura para inquilinos en el seguro de hogar

Es recomendable que el dueño tenga contratado un seguro de hogar que, al menos, cubra el continente del inmueble en frente de posibles situaciones que puedan afectar y dañar gravemente la vivienda (como mínimo, en frente de incendios). Además, también es aconsejable que tanto el dueño como el inquilino cuenten con un seguro de Responsabilidad Civil que les proteja en frente de posibles daños que la vivienda pueda provocar a terceros como, por ejemplo, una inundación.

¿Qué cubre habitualmente?

Hay que tener en consideración que cada compañía puede incluir o no ciertas coberturas de serie u opcionales y también ofrecer diferentes modalidades de seguros de alquiler, dependiendo del nivel de protección.

En todo caso, existen una serie de garantías más o menos frecuentes en la mayor parte de pólizas, que te vamos a detallar a continuación, para que sepas en qué situaciones te puede proteger un seguro de hogar para inquilinos.

La cobertura más interesante para ti como inquilino es la que protege el contenido—es decir, tus bienes personales— en el caso de robo, de incendio o bien otros peligros que puedan dañarlos. Con esta garantía, la compañía no solo cubre los gastos de reposición de los bienes, sino también los daños materiales que el siniestro haya podido ocasionar.
Ciertas compañías amplían la garantía de hurto al exterior de la vivienda. Por ejemplo, si te atracan en la calle y te roban joyas o dinero en efectivo o si hacen un empleo fraudulento de tus tarjetas de crédito, la aseguradora te ofrece una indemnización por la suma de lo robado, hasta el límite pactado en las condiciones particulares de la póliza.

La cobertura de Responsabilidad Civil responde ante situaciones en las que puedas causar un daño a terceros (ya sea el arrendador como cualquier persona de tu familia que resida en la vivienda). Las compañías te dan varias opciones de cuantías a recibir, según lo que pactes en la póliza (generalmente, puedes elegir entre asegurar sumas de 60.000 euros, 150.000 euros ó 300.000 euros).

Con la garantía de daños por agua estarás protegido ante una de las incidencias más comunes.Aparte de daños por agua, pueden incluirse los daños eléctricos. Por ejemplo, si hay una subida de tensión y se estropea un electrodoméstico.

Algunas compañías ofrecen coberturas de asistencia completa que amplía las garantías básicas. Habitualmente, cuentas con un teléfono de asistencia las 24 horas del día.
Defensa jurídica, en caso de tener que tramitar alguna reclamación.
Recuperación de fianzas: si el arrendador infringe con esta parte del contrato y se niega a devolvértela cuando decides terminar el alquiler, a pesar de que hayas seguido los pasos estipulados en el contrato, la compañía te respalda gestionando la reclamación de la misma.

¿Qué coberturas no contempla?

Un seguro para inquilinos no contempla, en general, la defensa en el caso de desahucio o bien algún género de compensación. Además de estas exclusiones, puedes localizar otros límites en el momento de contratar un seguro para hogar como inquilino.

Un seguro para inquilino, normalmente, tiene presente el contenido y no el continente. En verdad, su cobertura es frente a incendio, rayo o explosión, o actos malintencionados: hace mención a los daños que sufra el contenido en estos supuestos y no al continente; es decir, los elementos fijos que forman parte de la vivienda. Es el dueño de la casa quien debe asegurar el continente.

Póliza para inquilinos

Ciertas compañías cuentan con garantías concretas para los inquilinos que pueden incluirse en una póliza. Eso no significa que todas las coberturas estén disponibles para todos, sean dueños o bien inquilinos. No contar con exactamente la misma lista de garantías es otra de las restricciones a las que te puedes enfrentar.

En todo caso, acceder a según qué prestaciones es una cosa que también le puede pasar al propietario. No todas las compañías incluyen las mismas garantías. De ahí la relevancia que tiene comparar. Puedes encontrar una empresa aseguradora que ofrezca responsabilidad civil al propietario, a su familia, al inquilino e inclusive a las mascotas.

Aspectos a tomar en consideración.

En el momento en que te decidas a contratar un seguro para hogar para inquilinos, debes leer atentamente la letra pequeña de la póliza. Existen muchos aspectos que debes tener en consideración, por el hecho de que no todas las pólizas cuentan con las mismas garantías ni establecen los mismos límites para estas. Por ejemplo:

  • La cuantía de indemnización con la que la compañía responde, en el caso de responsabilidad civil ante terceros.
  • La suma asegurable, en el caso de la reparación estética de los recursos.
  • El límite máximo de capital asegurable, en joyas y dinero.
  • El límite máximo a recibir en el caso de daños por agua o bien daños eléctricos.
  • En el caso de robo de efectivo, qué cantidad máxima de dinero vas a recuperar, pues la compañía sólo te asegura hasta el límite concretado en las condiciones de la póliza.
  • Si hay un capital máximo designado para la libre elección de letrado, en caso de precisar defensa jurídica o bien si, en cualquier caso, están cubiertos todos los gastos para este supuesto.
  • En la garantía de reparaciones del hogar, si hay un límite máximo de veces que se puede emplear este servicio.
  • En caso de inhabitabilidad de la residencia -por un siniestro- tienes que saber si la compañía te ofrece alguna garantía, como gastos de hotel si no fuese posible dormir en la vivienda.

¿Cuándo no puede contratar un seguro el inquilino?

Pueden darse ciertas situaciones en las que, como inquilino, veas denegada tu solicitud de seguro. Como ocurre al contratar un seguro de coche, necesitas su documentación. Si no tienes contrato, las compañías no te van a asegurar, pero también pueden rehusar asegurarte por otros motivos.

Veamos con algún ejemplo específico qué posibles causas se establecen a fin de que la compañía rechace asegurar a un inquilino. En el contrato de Caser “Inquilinamente” podemos leer lo siguiente:

No es asegurable el contenido de:

  • Las residencias con contrato de alquiler inferior a un año.
  • Las viviendas destinadas a contratos de tiempo compartido(multipropiedad)
  • Alojamientos turísticos, hoteles, turismo rural y afines
  • Los alquileres compartidos o por habitaciones
  • Los alquileres sin contrato por escrito

Si la vivienda no está regulada legalmente, la compañía aseguradora no responde. Tampoco si se trata de una casa que se arrienda por habitaciones: el peligro que acepta la aseguradora es mayor cuando se trata de una residencia en la que viven personas diferentes cada cierto tiempo, que si quien asegura es una persona que vive sola o en pareja y tiene un contrato de larga duración.

Seguro para inquilinos: descubre los beneficios.

¿Precisa permiso del dueño?

El inquilino es libre de contratar un seguro de hogar, independientemente del dueño. Cada cual asegura lo propio. Duplicar coberturas carecería de sentido. En todo caso, la responsabilidad civil que pueda tener el arrendador a través de su póliza de hogar no cubre la del inquilino.

El inquilino se resguarda a sí mismo y a sus bienes personales. El dueño no puede obligar al inquilino a abonar o contratar un seguro de hogar. Como arrendador ha de asumir la responsabilidad civil de los daños que cause su vivienda -cuando no se puedan atribuir de manera directa a actos del inquilino-. En todo caso, contar con un seguro para hogar adecuado sería aconsejable para los dos, propietario e inquilino.

¿El seguro de los inquilinos me puede proteger ante un desahucio?

Un desahucio se resuelve en un tribunal, una vez que el dueño de la vivienda agote la vía extrajudicial y también interponga una demanda de desahucio en los juzgados. En esa situación, tu seguro de inquilino a lo sumo podría ofrecerte asesoramiento jurídico telefónico, un servicio con el que cuentan algunas compañías para sus seguros de hogar.

Si estás en la posición contraria —es decir, si eres el propietario— se encargan de tu defensa, interponen la demanda de desahucio por ti, administran los trámites y aportan a su equipo legal (letrado y procurador). Es una de las ventajas de contratar un seguro de impago de alquiler.

Sin embargo, tratándose del inquilino, la defensa jurídica no es tan extensa. Contempla aspectos como el asesoramiento jurídico extrajudicial, con el que la compañía te orienta en lo relacionado con tu contrato de alquiler o bien la defensa y reclamación frente al arrendador, caso de que él incumpla el contrato de alquiler.