fbpx
InicioSeguros de hogarSeguro De Hogar Para Vivienda Alquilada

Seguro De Hogar Para Vivienda Alquilada

Toda la información que precisas sobre las tarifas de las empresas aseguradoras más importantes, en un formato fácil de entender. Le asistiremos a hallar el producto conveniente para sus necesidades con el comparador de seguros para hogar.

Como el precio del seguro de hogar depende de varios factores, la opción mejor es emplear un comparador de seguros para hogar y obtener un presupuesto personalizado conforme tus necesidades.

¿Qué cubre el seguro para hogar?

El seguro de hogar resguarda la vivienda contra los daños que puedan generarse en ella, tanto en la construcción como en el contenido del hogar. En general, cubre el incendio, la explosión, el rayo, el vandalismo, los altercados, las huelgas, los fenómenos atmosféricos (lluvia, viento, granizo, nieve), la pérdida de alquileres, la inhabitabilidad, el robo, el hurto, los daños por agua y la rotura de cristales.

Responsabilidad civil

La cobertura de la responsabilidad civil es probablemente una de las posibilidades más importantes del seguro de hogar. Esta garantía cubre los daños que puedan causarse a terceros y los costos de los pleitos.

Daños eléctricos

Cubre los daños en la instalación eléctrica de un inmueble causados por subidas de tensión, cortocircuitos, sobrecargas, etc. Las empresas de seguros acostumbran a ser responsables de los daños causados tanto a los bartulos domésticos (por servirnos de un ejemplo, daños a los electrodomésticos) como a las edificaciones (instalaciones eléctricas). Pueden aceptar el coste del desplazamiento, los materiales y la mano de obra necesarios.

Daños por agua

Gran parte de las reparaciones e indemnizaciones de las aseguradoras en España se deben a los daños causados por el agua. Las principales causas son las inundaciones, las humedades, las instalaciones imperfectas, las fugas, el cierre de grifos y las filtraciones en el interior de las paredes.

Rotura de cristales.

El asegurador cubrirá los daños casuales a los cristales de la residencia, incluyendo los cristales de las ventanas, los acristalamientos, el metacrilato, los cristales de las puertas interiores, los sanitarios, los espéculos, el mármol y los cristales de las placas vitrocerámicas.

Fenómenos atmosféricos y climáticos

Los fenómenos atmosféricos suelen causar daños notables, por lo que es importante contar con esta garantía. Las compañías aseguradoras incluyen riesgos meteorológicos como el viento, la lluvia intensa, la nieve y el granizo. Sin embargo, es frecuente que las empresas establezcan límites.

Hurto

Hay una serie de garantías relacionadas con el robo en el hogar. Entre ellos se hallan el hurto en el hogar, la reparación o substitución de cerraduras tras el robo, el hurto en el hogar, el robo de objetos de valor y el hurto. Es esencial tener en consideración que no todas las compañías aseguradoras cubren las mismas cosas de exactamente la misma manera.

Fuego, explosión y rayos

Los daños causados por el fuego, la explosión o el rayo deben ser eventuales para estar asegurados. La compañía de seguros no es responsable en el caso de siniestros espontáneos.

Comparar seguro hogar
Por otra parte, no todas las empresas aseguradoras cubren exactamente los mismos riesgos. Por poner un ejemplo, algunas compañías solo cubren los electrodomésticos, mientras que otras aun cubren las plantas de jardín. Por esta razón, es importante saber qué tipo de cobertura ofrece nuestra póliza de seguro de hogar. De manera frecuente no recibimos las posibilidades del seguro a las que tenemos derecho pues no lo sabemos.

Ciertas coberturas de seguro menos conocidas que destacan son la pérdida de comestibles, el robo, el tener que salir de casa y el uso no autorizado de tarjetas de crédito.

Asimismo recomiendamos prestar atención a las franquicias de su póliza de seguro. Por ejemplo, en el caso de un incendio, algunas compañías de seguros no cubren las pérdidas si fue causado por el descuido de los ocupantes de la casa. Del mismo modo, ciertos no cubren el hurto, la inundación o el incendio si la persona asegurada ha estado fuera de casa durante más de 72 horas.

Una de las coberturas más importantes: la responsabilidad civil

La responsabilidad civil es una cobertura que suele incluirse en todas las pólizas de hogar y se hace cargo de resguardar al asegurado y a su familia en frente de los daños que puedan generarse a terceros.

Una vez contratada, la compañía de seguros se hace cargo de pagar las indemnizaciones a las que se enfrentan los clientes que son responsables civiles de los daños que causan accidentalmente a terceros en su vida privada.

En otras palabras, si su propiedad o parte de ella causa daños a un tercero, su obligación es compensar esos daños. Si no dispone de esta indemnización, deberá hacer en frente de la situación con su propio patrimonio. En consecuencia, la responsabilidad civil quiere decir que usted está obligado a indemnizar a los ocupantes del piso inferior si, por servirnos de un ejemplo, una fuga de una tubería provoca humedades.

En la responsabilidad civil, usted es responsable tanto de los daños materiales como de los personales. Los dos son costosos, ya que los daños personales acostumbran a conllevar el pago de grandes sumas de indemnización. El importe del capital indemnizable depende de la póliza elegida: ciertos seguros pagan 150 cero euros, al tiempo que otros superan los 600 cero euros. Por este motivo, es esencial utilizar las herramientas de comparación de seguros de hogar para conocer las diferencias y hallar la opción que mejor se adapte a sus necesidades al menor precio posible.

¿Qué sucede con el edificio y el contenido? Descubre de qué forma se calculan.
El seguro puede cubrir la construcción, esto es, la casa en sí (suelos, techos, paredes, ventanas, puertas y elementos fijos como antenas y lámparas empotradas), el contenido, esto es, todo cuanto hay en la casa (ropa, muebles, aparatos eléctricos de todo género), o los dos.

Comparar seguro hogar

Pero, ¿cómo deben calcularse los edificios y el contenido? Las compañías se basan en un capital estándar por metro cuadrado a asegurar, que puede cambiar en función de la calidad del edificio. Esto significa que el capital recomendado se fija proporcionalmente al tamaño de la propiedad. Por esta razón, es fundamental que la superficie de la propiedad reflejada en el Catastro sea adecuada. En caso contrario, en caso de siniestro, el capital asegurado del edificio o del contenido puede considerarse insuficiente para cubrir los daños ocasionados.

Por tanto, el valor del edificio a asegurar es el valor de la reconstrucción, excluyendo el valor de los pisos no cubiertos por el seguro. Este valor depende del género de propiedad, de la calidad usada en su construcción y de la zona en la que se halla. Por otro lado, hay que ser realista a la hora de resguardar el contenido. Si su residencia no contiene muebles o enseres de valor, es aconsejable ser conservador en el cálculo del contenido para evitar pagar primas más altas de lo preciso. En el caso contrario, lo idóneo es contratar un nivel de cobertura más alto para resguardar apropiadamente su residencia, si bien la prima final sea ligeramente superior.

Las obras de arte, las joyas y otros objetos de valor deben declararse y asegurarse separadamente. Ciertamente, esta declaración específica no abaratará el seguro de hogar, pero en realidad es la única forma de asegurar que se recupere el valor real de los objetos robados en el caso de hurto o pérdida. Asimismo es recomendable guardar todas las facturas de los muebles y enseres familiares para ayudar a demostrar el valor de su propiedad en caso de reclamación.

Cuidado con el infraseguro y el sobreseguro

Cuando procuramos contratar un seguro para hogar debemos indicar a la compañía de seguros una serie de cuestiones, como qué propiedades están aseguradas, qué riesgos están cubiertos y cuánto nos protegen. La compañía utiliza esta información para fijar el coste del seguro. Es esencial que esta información sea adecuada. Si difiere del valor real de lo que desea asegurar, podría encontrarse en una situación de sobreseguro o infraseguro.

Asegurar una residencia por menos de su valor real para ahorrar en las primas del seguro es lo que se conoce técnicamente como «infraseguro«. Por esta razón, en el caso de reclamación, el importe de la indemnización será inferior al importe del daño sufrido. Por contra, se genera una situación de sobreseguro si la cantidad asegurada es mayor que el valor real de la propiedad y/o la casa. El exceso de seguro es perjudicial para el usuario, ya que está pagando más de lo que debería por el seguro.

Consejos para ahorrar en el seguro del hogar

Hay una serie de consejos para ahorrar en el seguro del hogar. Por servirnos de un ejemplo, es aconsejable establecer un recordatorio un par de meses antes de una renovación automática para comprobar si las condiciones son óptimas. Si se renueva automáticamente, no hay opción de mejorar los costos. La forma más simple de saber qué ofrecen otras compañías de seguros es emplear nuestro comparador de seguros para hogar. En pocos segundos, puede obtener información completa sobre sus opciones en el mercado.

Otra forma de ahorrar dinero es mirar la bonificación por no siniestralidad

Algunas|Ciertas} compañías tienden a ofrecer descuentos a los clientes que extrañamente declaran siniestros. Por otra parte, si vives en un edificio, conviene saber qué coberturas incluye la póliza de la comunidad de dueños para no asegurar un par de veces lo mismo. Además de esto, si deseas ahorrar dinero, presta especial atención a los plazos. Hágalo sólo si no hay costes adicionales.

Comparar seguro hogar

Valorar adecuadamente la construcción y el contenido de su casa puede asistirle a ahorrar dinero. Así, puede eludir pagar de más por las primas, eludir el infraseguro y evitar cefaleas a la hora de reclamar. Otra forma de ahorrar dinero es unificar su seguro. Prácticamente todas las empresas de seguros ofrecen descuentos a los clientes del servicio que tienen múltiples pólizas con la misma empresa.

Artículos relacionados
- Anuncio -

Most Popular