Seguro de salud para niños

Seguro de salud para niños

En otros artículos, ya hemos hablado de los beneficios de contar con un seguro privado. Si es esencial para un adulto poder evitar las colas de espera y recibir una atención médica personalizada y rápida, todavía lo es más para un recién nacido, que va a requerir una atención continua y cuya salud es mucho más frágil, debido a que su sistema inmune aún se está desarrollando. Si quieres saber todas los beneficios que puedes localizar al hacerle un seguro de salud a tu hijo/a, sigue leyendo y descubre todo lo que las compañías aseguradoras pueden ofrecerte.

¿Qué opciones de seguros de salud para menores de diez años existen?

Las opciones a fin de que los hijos tengan un seguro de salud pasan desde incluir al menor en la póliza de los progenitores (pasando así a ser una póliza familiar), hasta contratar un seguro específico para ellos, pues existen algunas compañías que lo contemplan en las modalidades que ofrecen.

Algunas coberturas para los más pequeños son:

  • Pruebas diagnósticas
  • Hospitalización
  • Emergencias
  • Asistencia Bucal
  • Segunda opinión médica internacional
  • Asistencia en viajes
  • Asistencia médica y sicológica 24h – Revisión general pediátrica
  • Revisión oftalmológica
  • Revisión auditiva
  • Consulta dermatológica
  • Consulta psicológica En el caso de fallecimiento del padre o bien de la madre, el menor va a recibir una beca de 400 euros por mes hasta un máximo de tres años – Pediatría
  • Puericultura
  • Controles preventivos y de desarrollo infantil – Asistencia pediátrica telefónica
  • Atención psicológica telefónica
  • Asesoramiento nutricional

Néctar Kids.

La compañía Néctar cuenta con un seguro de asistencia sanitaria pensado para los más pequeños del hogar: Néctar Kids. Así, los niños de entre 3 y 18 años van a contar con un amplio cuadro de especialistas y una gran cobertura médica para que sus progenitores puedan tener la calma de que sus hijos dispondrán de la mejor asistencia posible.

Con Néctar Kids, los usuarios tendrán acceso, además de las garantías básicas, a una serie de beneficios adicionales como asistencia en viaje y segunda opinión médica internacional en caso de enfermedad grave. También, van a contar con el apoyo extra de la línea telefónica veinticuatro horas, mediante la que distintos profesionales darán atención médica, psicológica e, aun, de emergencias y darán orientación ante cualquier problema.

Programa Junior de Sanitas.

La compañía Sanitas, además de todas y cada una de las coberturas incluidas en sus pólizas que pueden servir útil para los más pequeños -como la pediatría-, cuenta con el llamado “Programa Junior”, destinado a la prevención de diferentes enfermedades en los niños. Este servicio incluye las próximas revisiones y consultas:

  • Revisión general pediátrica.
  • Revisión oftalmológica.
  • Revisión auditiva.
  • Consulta dermatológica.
  • Consulta psicológica.

Con respecto a la contratación, los pequeños con edades entre 3 y 18 años pueden estar solos en las pólizas si el tomador es mayor de edad, al tiempo que los niños menores de tres años no pueden estar solos en la póliza y deben estar incluidos en el seguro de sus padres. Los recién nacidos pueden incluirse en el seguro desde el mismo día de su nacimiento. Para ello, los padres deben ponerse en contacto con Sanitas.

Asisa Kids: seguro para niños.

Asisa cuenta con un seguro pensado de forma específica para niños: Asisa Kids. Con esta póliza los menores van a poder gozar de todas y cada una las ventajas y coberturas de un seguro de salud, además de otras garantías adicionales. Y es que en caso de fallecimiento del padre o de la madre, el menor recibirá una beca de 400 euros al mes durante un máximo de 3 años para el curso escolar.

Además, Asisa incluye una interesante oferta para asegurar a tus hijos si, además de esto, estás interesado en contratar un seguro médico para ti. Si contratas ambas pólizas de forma conjunta, tu hijo va a tener un diez por ciento de descuento en póliza hasta el momento en que cumpla los catorce años.

La salud de los más pequeños en Adeslas.

Adeslas dispone de una extensa gama de seguros de salud, entre ellos, por ejemplo, Adeslas Básico Familiar es un producto desarrollado para toda la familia. En este sentido, los miembros de la familia de entre 0 a 54 años podrán acceder a asistencia sanitaria privada a un costo reducido, sin necesidad de rellenar un cuestionario de salud.

Si nos centramos en el caso de los niños, la póliza incluye pediatría y puericultura para niños menos de catorce años, así como controles precautorios y de desarrollo infantil. Asimismo, los recién nacidos van a tener derecho a ser incluidos en la póliza de la madre desde el mismo momento de su nacimiento. Para esto, conforme dicta la empresa de seguros “el tomador va a deber comunicar esta circunstancia dentro de los 15 días naturales siguientes a la data de alta hospitalaria del recién nacido y como plazo máximo 30 días naturales trascurridos desde la fecha del nacimiento”.

Coberturas para niños en AXA.

AXA también dispone de múltiples seguros para que puedas escoger el que más se adapte a tus necesidades. En consecuencia, si bien no tiene una póliza concreta para pequeños, incluye coberturas que pueden resultar realmente útiles a la hora de cuidar la salud de los más pequeños. Por poner un ejemplo, cuenta con un servicio de orientación médica y pediátrica pensado especialmente a fin de que las familias con niños puedan tener asistencia telefónica en todo momento. De esta manera, podrás realizar cualquier consulta a un doctor especializado en medicina infantil las veinticuatro horas del día.

Además, también incluye un servicio de atención psicológica a fin de que cuentes con ayuda en los momentos más difíciles y te resuelvan las dudas sobre los comportamientos infantiles y/o adolescentes. Por otro lado, también vas a tener acceso a un consultor nutricional que te dará consejos sobre la nutrición y nutrición infantil.

¿Por qué hacerle un seguro a tu bebé?

Contando con un seguro de salud privado que cubra a tu bebé, tendrás ciertas ventajas sobre la sanidad pública. Entre ellas, evitar saturaciones cuando tienes a un bebé enfermo, que necesita atención veloz. En centros singularmente problemáticos, por la cantidad de pacientes y la escasez de recursos, no podrás contar con que el pediatra te dedique todo el tiempo del planeta si tiene otros veinte niños a los que ver en una tarde.

Contar con un extenso cuadro médico para elegir pediatra puede ser un alivio cuando eres padre primerizo. Es la persona que va a atender a tu hijo desde el primero de los días y es fundamental hallar a un profesional con el que estés a gusto y que resuelva apropiadamente tus dudas. Además, lo hacen las veinticuatro horas merced a la cobertura de Asesoramiento Telefónico que la mayor parte de compañías presta en sus pólizas de salud. Un plus de tranquilidad teniendo a un recién nacido en casa y muchas preguntas.

Como es lógico, asimismo tendrás acceso a todas las especialidades pediátricas, con las garantías que te da a ti tu póliza: pruebas diagnósticas, reembolso de gastos (en caso de tener una póliza de cuadro médico abierto), hospitalización en las clínicas privadas con las que mantienen conciertos (que te garantizan una habitación privada, entre otras ventajas), atención de urgencias, etc.

Otra de las ventajas de contar con un seguro para tu bebé es que en la mayor parte de los casos solo has de incluirlo en tu póliza familiar, si ya cuentas con ella. De hecho, lo frecuente es que la compañía sólo le ofrezca cobertura en el caso de que en la póliza asimismo figure un adulto. Por poner un ejemplo, en Sanitas los menores de 3 años no pueden figurar solos en una póliza con reembolso. Desde esa edad pueden ser beneficiarios únicos, si su padre o su madre es el tomador del seguro mas no existen límites si se trata de un seguro de cuadro médico. En el caso de Allianz, sólo pueden contar con cobertura si la madre está asegurada pero tienen cobertura desde el primero de los días.

Tener un seguro médico para tu bebé es además una alternativa económica, pues muchas compañías aseguradoras te ofrecen un coste especial al contratar un seguro de salud familiar.

¿Se puede asegurar a un recién nacido desde el primer día?

Sí. La mayoría de compañías dejan incluir a los recién nacidos. Sólo hay que respetar el plazo que establecen para que puedas añadirle como beneficiario de tu póliza de salud. Es aconsejable tener claro antes del nacimiento qué trámites precisas hacer para que tu hijo cuente con todas y cada una de las coberturas de la póliza desde el primer día.

Independientemente de la compañía con la que estés, debes saber que cuentas con un plazo de tiempo limitado desde que el bebé nace (por norma general, un mes) para realizar los trámites de alta en la póliza y que el recién nacido sea aceptado por la compañía de seguros sin tener que pasar el período de falta para ciertas coberturas, como la hospitalización o la cirugía. Desde ese instante, va a poder percibir la misma cobertura que (con las garantías y en los límites pactados en las condiciones particulares del seguro).

De ahí que es fundamental que revises toda esta información con tu compañía, para saber qué aguardar de ellos, cómo efectuar los trámites y resolver cualquier duda, para que tu bebé pueda contar con la mejor atención desde el primer día.

Las coberturas que más te importan cuando tienes hijos.

Los progenitores primerizos lo sabréis: un pequeño viene sin manual de instrucciones y son miles las dudas que pueden surgir. En ocasiones se pueden solucionar con una llamada, sin precisar ir a un centro médico o pasar por emergencias, si bien parezca necesario. Contar con asesoramiento médico telefónico las 24 horas del día puede tranquilizar mucho a unos progenitores con muchas dudas.

Desde el momento en que nace vuestro hijo/a, podéis encararos a muchas situaciones difíciles. La primera, que necesite atención especial tras el parto, como la estancia en una incubadora o bien el ingreso en la UCI. Has de comprobar qué pasaría en caso de tener un bebé prematuro, si tu compañía te ofrece todos los cuidados para las posibles complicaciones o tendrás que ir a un hospital público.

Durante su desarrollo asimismo pueden presentarse otras dificultades en lo referente a nutrición, sueño, psicomotricidad, desarrollo psicológico, control de esfínteres, etc. Contar con un seguro privado supone una atención más adaptada y más rápida en el momento de advertir y tratar cualquier inconveniente que se pueda presentar en estas áreas.

Con independencia de que broten o bien no complicaciones en el desarrollo, lo cierto es que a lo largo de los primeros años de vida un niño necesita muchas revisiones que se marchan espaciando en el tiempo (a los 15 días, por mes, a los tres meses…). En cualquier caso, si optas por un seguro concreto para él comprueba que todas las revisiones médicas estén incluidas y que no haya límites en este aspecto.

La prevención es otra de las ventajas de un seguro de salud privado. Acostumbran a ofrecer varias revisiones anuales en sus garantías, que incluyen especialidades como la oftalmología, dermatología, otorrinolaringología o bien psicología.